Más de 200 niños y niñas han disfrutado del Aula d’Estiu del Consorci de Museus

Más de 200 niños y niñas han disfrutado del Aula d'Estiu del Consorci de Museus
Valencia, 01/08/2017
El Aula d’Estiu del Consorci de Museus de la Comunitat Valenciana ha cerrado sus puertas, con la participación de más de 200 niños y niñas, en el Museu de Belles Arts de Castelló y en el Centre del Carme de València.

Según el director del Consorci de Museus, José Luis Pérez Pont, “durante cinco semanas los niños y niñas del Aula d’Estiu han conectado con el mundo del arte desde la propia experiencia, apropiándose del espacio del Museo, como centro de trabajo, aprendiendo de otra manera“.

Pérez Pont ha explicado que “el objetivo de esta iniciativa es que los jóvenes asuman el arte, y los espacios culturales, como parte de su vida cotidiana, interiorizando sus valores como herramienta para su crecimiento personal e intelectual“.

Para lograr estos objetivos, el Consorci de Museus ha contado con dos aliados, las educadoras de Arquilecturas en el Centre del Carme de València y el colectivo Bolimini en el Museu de Belles Arts de Castelló. Los educadores, cada uno con sus herramientas, unos desde la arquitectura, los otros desde la fusión de las artes, han desarrollado este proyecto educativo por el que vamos a seguir apostando en los próximos años“, ha señalado Pérez Pont.

Cabe recordar que el Aula d’Estiu del Museu de Belles Arts ha celebrado este año su primera edición, tras presentarse la iniciativa en el Centre del Carme, en 2016, siendo la primera escuela de verano dedicada al arte en la provincia.

Ambas experiencias han puesto el acento en el proceso creativo, dejando como resultado interesantes instalaciones, así como diferentes mensajes en cada rincón del centro de arte, invitando ahora al público que nos visite a descubrir su trabajo, dejando su huella, como habitantes que han sido de este espacio“, ha añadido.

El director del Consorci de Museus ha manifestado que, el éxito de la iniciativa, no sólo lo demuestran las cifras y ha resaltado que “muchas familias han conocido los museos gracias al Aula d’Estiu, convirtiéndose sus hijos e hijas en los guías que les han llevado por las diferentes estancias del centro”.

València
Por el Aula d’Estiu del Centre del Carme han pasado 125 niñas y niños de entre 6 y 13 años. Entendiendo el juego como estrategia de aprendizaje y la arquitectura como herramienta, han trabajado conceptos ligados a su día a día, aprendiendo de manera transversal a través de las vivencias, contenidos que se estudian dentro del currículum de Primaria, e incluso de Secundaria.

Los chicos y chicas se han apropiado de cada uno de los espacios del Centre del Carme, de sus claustros, sus salas, del Espai de Telles y hasta de los laberintos escondidos sobre sus bóvedas, tan pocas veces visitados. Así han trabajado las estructuras, haciendo hincapié en el arco y las bóvedas, de arista y de crucería, presentes en los claustros renacentista y gótico, además de las catenarias, a la manera de Gaudí.

Cada semana se reflexionaba en torno a la arquitectura, los barrios, las ciudades, aprendiendo e interiorizando conceptos a través de las vivencias. Viviendas, tramas, construcciones, instalaciones, dinámicas de grupo, yoga, música y visitas a otros museos y monumentos de la ciudad como la Almoina, el Almudín, el Mercado Central, la Lonja y el Museo Etnológico, además del estudio del arquitecto Ramón Esteve.

El respeto a la naturaleza, la huella y la memoria, el arte efímero, el espacio personal en el entorno urbano son algunos de los conceptos que los “arquilectores” han podido interiorizar al descubrir a algunas figuras del mundo del arte o la arquitectura como Le Corbusier, con su proyecto las Unité, la huella de Tadao Ando, Leonardo da Vinci y su ‘Hombre de Vitruvio’, el proyecto “Little People” (micromundos) de Charles Simonds; la figura de Hans Haacke, y su proyecto ‘Castillos en el aire’ (2012); y para finalizar, han trabajado en torno a un proyecto del diseñador Fernando Abellanas, más conocido como ‘Lebrel’, el proyecto del refugio bajo un puente.

Castelló
La primera edición de l’Aula d’Estiu de Castelló ha tenido muy buena acogida y ha cerrado con un total de 82 inscripciones. Durante cinco semanas los niños y niñas de Castelló han disfrutado de la experiencia de sumergirse en el mundo del arte de la mano del colectivo Bolimini, que ha propuesto una experiencia artística basada en la mezcla de cuatro disciplinas: teatro, danza, música y artes plásticas.

Los chicos y chicas han conocido a fondo el Museu de Belles Arts de Castelló además de visitar otros espacios culturales como el Museo de Arte Contemporáneo de Villafamés, el Museo Inacabado de Arte Urbano de Fanzara, l’Espai d’Art Contemporani de Castelló y el Museo Etnológico.

Además, han recibido la visita de varios artistas invitados, que han pasado por el Museu a contarles su experiencia, artistas de todo tipo como el pintor castellonense Bolumar, el guitarrista Toni Porcar y la bailadora de flamenco Aloma de Balma, la contacontes Tania Muñoz y Dídac Ramírez especializado en serigrafía. Una experiencia interesante fue la visita de Raúl Mar Cano, miembro de Bolimini que viajará próximamente a Nepal, para seguir desarrollando talleres artísticos con otros niños y niñas, incluso es posible que los participantes de Nepal terminen alguna de las acciones iniciadas por los chicos de Castelló, creando una conexión entre ambas experiencias.

Por otra parte, cada semana los niños y niñas han podido compartir algunas de sus actividades con sus familias. Así, los viernes recibían la visita de sus papás y mamás para disfrutar de la actividad ‘Bolimini en familia’.

Print Friendly, PDF & Email

Artículos relacionados:

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *