Asociación Española de Esclerosis Múltiple, AEDEM-COCEMFE

Origen, actividad y planes de futuro

Asociación Española de Esclerosis Múltiple, AEDEM-COCEMFEEn la línea de acercar la labor de las distintas Asociaciones que, con fines sociales, operan en el territorio nacional, ADECES se ha dirigido a la Asociación Española de Esclerosis Múltiple (en adelante AEDEM-COCEMFE) al objeto de conocer la actividad que desarrolla esta entidad así como sus inicios y planes de futuro.

En concreto, la citada Asociación según le ha manifestado a ADECES su presidente Gerardo García Paredes, fue creada para “dar respuesta a las necesidades planteadas por un grupo de afectados y familiares que buscaban no sentirse solos” y, fundamentalmente, “apoyo ante una enfermedad, la Esclerosis Múltiple, entonces desconocida por la mayoría de la sociedad, y aunar fuerzas mediante la agrupación de asociaciones de esclerosis múltiple de toda España”.

En 1984, año en el que surge AEDEM-COCEMFE, la esclerosis múltiple era “una patología tan desconocida que carecía de un tratamiento específico y, de hecho, se tardaba más de 10 años en ser diagnosticada”. Por aquel entonces “tampoco se conocían los beneficios de la rehabilitación, llegándose incluso a prohibir la realización de deporte, cuando actualmente se sabe que la rehabilitación física y psicológica es fundamental para mejorar la calidad de vida de la persona con esclerosis múltiple”.

La labor de AEDEM-COCEMFE y sus asociaciones se centró en lograr “acercar la rehabilitación integral, a través de fisioterapeutas, psicólogos, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales, a las personas con esclerosis múltiple y sus familias”.

Desde entonces hasta la fecha, durante los 33 años que han transcurrido desde el momento de su creación hasta 2017, se ha evolucionado de manera importante. En la actualidad, “existen muchos más tratamientos específicos”, pues, tal y como manifiestan desde AEDEM-COCEMFE “afortunadamente la investigación ha avanzado mucho en este campo. Aunque la esclerosis múltiple no tiene curación, sí se ha conseguido frenar su avance en gran medida, retrasando la discapacidad que conlleva la enfermedad”.

Print Friendly, PDF & Email
Share