Bike, el ‘center’ del mundo

Bike, el ‘center’ del mundoMislata (Valencia), 26/10/2012, Diego de Vicente Fuente
A los dieciséis años su enfermiza pero seductora pasión por todo lo que tuviera que ver con el mundo de las bicicletas se despertó cuan volcán dormido, aletargado. A los veintiséis años se embarcó en la aventura de abrir un negocio de bicicletas. Dejó su trabajo en la Mercedes y tras “ver varios locales terminé asentando y dando forma a mi sueño en un local de Quart de Poblet, en la avenida San Onofre 39”.

Hoy, a su treinta y dos años, Jorge Navarro Rebollo, (Valencia, 1980), ha andado parte del camino que tenía en mente cuando allá por el mes de septiembre del 2006 dio el pistoletazo de salida a su negocio: ‘Bikecenter’. Nunca ha estado solo en esta travesía, desde un principio supo rodearse de su gente, de esas personas que conforman su familia y que siempre le han estado alentando y animando para que nunca diese un mal paso. Su abuelo, José María, siempre allí, cerca de él, protector, ofrecido, amable. Su abuela Consuelo, su abuela que bastante tiene la pobre con sus problemas de salud, su madre Pilar, siempre con una eterna y amplía sonrisa en su agradable rostro, su hermano Alex que “lleva ya tiempo trabajando conmigo en la tienda y no puedo mas que hablar maravillas de él en todos lo sentidos”. Y luego está Gemma, su novia. Ella siempre está ahí, cerca de él, apoyándole e incluso instigándole cuando se trate de dar un pasito hacia delante y de cometer algún que otro pecadillo de juventud como el de comprarse la última maravilla que ha sacado look al mercado. El tiempo los ha hecho más cómplices aún en todo.

Bikecenter’ es un continuo entrar y salir de gente; mas parece el Mercado en la hora punta que una coqueta tienda de venta y reparación de bicicletas. Sobre ello Jorge afirma que “los principios fueron duros. La gente está confundida al creer que al minuto después de abrir un negocio ya se empieza a ganar dinero. Todo es costoso. Empecé a ver resultados pasados dos años; hasta ese momento las cosas fueron complejas y difíciles”. Él siempre tuvo claro que “las cosas, tarde o temprano, irían bien. Aunque no es menos cierto que era más cuestión de intuición que de convicción”. Hoy puede asegurar, sin temor a equivocarse, que tiene una buena capacidad intuitiva, la misma que llegado el momento le hizo ofrecer a su hermano, Alex, la posibilidad de unirse a él en el proyecto. Y Alex aparcó sus sueños de ser Policía Nacional y aceptó. Y Alex empezó de cero pero con la avidez y la voracidad de un iniciado con ganas de hacerlo bien, y no sólo la ha hecho bien sino que se ha superado. “Es muy trabajador y muy esmerado”.

Seis años después la tienda ha cambiado su primigenia presentación. Y donde más se nota ese cambio es en la fachada. Jorge nos cuenta que “un amigo, Toni de Solrima, me comentó de hacer algo en la fachada. Le expresé mis ideas y un buen día se presentó aquí e hizo lo que se puede ver antes de entrar al local”. Simplemente, hermoso.

Jorge ha ido formateando su sueño. Con la habilidad de un orfebre, paso a paso, de forma exquisita, siempre con la amabilidad y la profesionalidad como estandartes de un negocio que día a día se va asentando entre la sociedad valenciana. Joven, emprendedor, innovador avezado. Entre orquillas y manetas de cambió él es feliz. Inmensamente feliz. Y como impenitente soñador no esconde un deseo dentro de si, y “ese deseo no es otro que el llegar a poder entrar a trabajar en algún equipo como mecánico. No se sí lo lograré algún día pero no pierdo la esperanza en que se pueda cumplir”.

Eficiente y detallista. Serio y honesto. Todo lo que Jorge Navarro es y representa se visualiza de primeras en Bikecenter. Y es allí, en la tienda, en donde las bicis de montaña sobresalen por encima de las de carretera. La explicación es bien lógica, como afirma Jorge al aseverar que “es una cuestión de economía. Una de montaña ronda los 240 euros; mientras que la de carretera por menos de 750 euros no encuentras nada”. Sobre la afición al ciclismo asegura que “la gente se va enganchando a medida de que va viendo como sus amigos salen en bici. Empiezan un poco por aquello de hacer algo diferente, por compartir unas horas con sus amigos, y cuando se han dado cuenta están enganchados al ciclismo de una u otra manera. A través de la bici se descubren otras cosas, tales como la belleza de la Naturaleza a través de sendas y parajes que en un coche serían difíciles de ver. Animo desde aquí a que todo el mundo, tengan la edad que tenga, practique algún tipo de deporte, sea cual sea”.

En un mundo tan competitivo da gusto el trato personalizado que recibes, su cercanía, la amabilidad y disponibilidad que siempre preside el local. Pienso, sin temor a equivocarme, que esa es una de las claves de su éxito. La transmisión oral hace mucho y en este caso ha jugado a favor de Bikecenter.

Jorge Navarro es feliz rodeado de su familia y de sus bicicletas. Su pasión nació para acompañarle el resto de su vida. Su tienda es su santuario, lugar de culto para los versados y no tan versados en el mundo de las bicis. Seis años después se ha ido ganando una buena fama. Siempre está presto al detalle, a la exigencia; entregado por completo a su profesión. Lo que no tiene, lo consigue. Entrad en www.bikecenter.es y seguid descubriendo sus secretos. ¡Adelante, adelante!, no seáis tímidos, no sabéis lo que os perdéis. Y sí os lo perdéis no os preocupéis que yo os lo cuento desde aquí.

Print Friendly, PDF & Email
Share