El 80% de los pacientes con obesidad reducen sus comorbilidades tras una cirugía metabólica

El 80% de los pacientes con obesidad reducen sus comorbilidades tras una cirugía metabólica
Valencia, 03/07/2016
Actualmente, se estima que existen 400 millones de pacientes con diabetes en el mundo, el 90% de los cuales son de tipo 2. En la Comunitat, uno de cada diez valencianos recibe en la actualidad algún tipo de tratamiento para la diabetes. De hecho, en el primer trimestre de 2015 un total de 472.064 valencianos (un 9,46% de la población) había sido diagnosticado con esta patología y estaba en manos de un profesional sanitario.

La diabetes es una enfermedad que cursa con niveles elevados de azúcar en sangre debido bien a la falta de producción de insulina en el páncreas en la diabetes tipo I, o a la resistencia periférica a la acción de la insulina debido al sobrepeso en la diabetes tipo 2, de hecho, el 90% de los diabéticos son del tipo 2 o del adulto.

Esta glucemia elevada puede llegar a deteriorar la retina y ocasionar ceguera, en el riñón causa insuficiencia renal y en los nervios periféricos y los vasos sanguíneos condiciona falta de aporte de oxígeno a los tejidos, así como mala cicatrización, lo que provoca úlceras tórpidas que pueden llegar a exigir amputaciones de miembros inferiores. Todo ello puede llegar a repercutir en una esperanza de vida de hasta 10 años menos para los pacientes diabéticos. Por ello, la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Públicaestá implantando el Plan de Asistencia Integral y está abordando la diabetes desde todos los frentes, también desde la cirugía“, ha destacado el doctor Francisco Pomares, coordinador del Plan Asistencial Integral del Paciente Diabético de la Comunitat.

Hasta ahora, el personal médico indicaba la cirugía bariátrica a un grupo de población obesa, con un índice de masa corporal entre el 40 y el 50, con comorbilidades asociadas a la obesidad, como la diabetes tipo 2, la hipertensión, la dislipemia o la apnea del sueño.

Sin embargo, debido a la epidemia mundial de diabetes y obesidad, estamos empezando a dirigir las intervenciones también a la resolución de las comorbilidades, incluso en pacientes con sobrepeso u obesidad de grado I, que no son obesos, pero tienen diabetes. Esto es lo que llamamos cirugía metabólica. Esta relación causa consecuencia ha resultado tan evidente que ha dado lugar a un nuevo término, surgido de diabetes y obesidad: diabesidad“, ha explicado el doctor Carlos Sala, de la Unidad de Cirugía Endocrino-Metabólica del Hospital La Fe y coordinador del Curso de Diabesidad y Cirugía Metabólica. El doctor Sala ha añadido que el objetivo de este curso es informar y formar a los médicos de Atención Primaria en los beneficios que tiene la cirugía sobre la resolución y mejoría de las comorbilidades asociadas a la obesidad, además de la pérdida de peso.

De este modo, según el doctor José Luis Ponce, responsable de la Unidad de Cirugía Endocrino-Metabólica, “el paciente ideal para la cirugía bariátrica y metabólica es aquel que va a beneficiarse, no solo de la pérdida de peso que se consigue con ella, sino también de la mejoría de las enfermedades que se asocian a la obesidad, como la diabetes, la hipercolesterolemia, la hipertensión arterial, etc“. Así, aunque hasta ahora se dirigía a pacientes con obesidad muy acentuadas, estamos comprobando que también se beneficia de este tipo de cirugía los pacientes con obesidades no tan importantes, pero con diabetes de mal control, que están respondiendo bien a la cirugía metabólica.

Por este motivo, se amplían las indicaciones a otro tipo de pacientes que van a poder beneficiarse de la remisión de comorbilidades hasta en un 80% de los casos (diabetes, hipertensión arterial, hipercolestolemia, etc). Los pacientes consiguen con esta cirugía una pérdida de hasta el 70% del exceso de peso, y llegan incluso al peso ideal al incorporar hábitos de vida saludables, como ejercicio físico y dieta sana y equilibrada. Así, pueden recuperar esos años de esperanza de vida que la diabetes les restaba.

Gracias a la laparoscopia esta cirugía es mínimamente invasiva, lo que reduce el dolor, la agresión de una intervención y las complicaciones postquirúrgicas. Los pacientes pueden salir de alta del hospital a las 48 horas, y toleran dieta líquida sin necesidad de que vuelvan a requerir insulina ni otros tratamientos para la diabetes.

Print Friendly, PDF & Email
Share