La UE apoya con 1,6 millones una investigación de Fisabio sobre tuberculosis

La UE apoya con 1,6 millones una investigación de Fisabio sobre tuberculosisValencia, 14/01/2015
El conseller de Sanitat, Manuel Llombart, ha felicitado al investigador valenciano Iñaki Comas, de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana (Fisabio), cuya línea de investigación sobre el estudio del genoma de la bacteria de la tuberculosis ha sido seleccionado por la Unión Europea para recibir financiación en el marco del programa H2020.

En concreto, el estudio presentado por este biólogo valenciano, ‘Integrating genomics, epidemiology and evolution to accelerate tuberculosis eradication‘, persigue mejorar los sistemas de vigilancia epidemiológica mediante la secuenciación masiva del genoma, superando el sistema tradicional de vigilancia con la ayuda de las nuevas tecnologías.

El proyecto, que cuenta con la participación de las unidades de Microbiología de los hospitales de la Comunitat Valenciana y de la Dirección General de Salud Pública de la Conselleria de Sanitat, tiene como segundo objetivo aplicar estas técnicas al diagnóstico de la enfermedad, a fin de acortar los tiempos actuales. Se trata, pues, de un caso único de investigación multidisciplinar y traslacional que involucra tanto a científicos genómicos como a las unidades de microbiología clínica.

Es destacable que un trabajo de investigación valenciano haya sido uno de los 328 proyectos de investigación seleccionados por la Unión Europea entre un total de 3.273 propuestas presentadas. En concreto, el estudio de este biólogo valenciano recibirá una financiación de 1.600.000 euros para un periodo de cinco años.

De los 328 proyectos elegidos, sólo 20 han sido concedidos a investigadores españoles de alto nivel. La subvención recibida ayudará a una nueva generación de científicos de primera clase a constituir sus propios equipos y desarrollar ambiciosos proyectos de investigación.

La línea de investigación iniciada por Iñaki Comas, como Investigador Principal (IP), cuenta con el apoyo de un técnico y un doctorando y es un estudio prospectivo que servirá para conocer mejor cómo se produce la transmisión de la tuberculosis, la segunda enfermedad que más muertes provoca tras el sida, dentro de las enfermedades infecciosas, y cuya incidencia en la Comunitat Valenciana ronda los 10 casos por cada 100.000 habitantes.

Según el Informe de Tuberculosis en la Comunitat Valenciana 2014, elaborado por la Dirección General de Salud Pública, ese año se detectaron 437 casos en la Comunitat.

La vacuna de la tuberculosis no es efectiva contra la forma más común y contagiosa de la enfermedad. Algunas de las pruebas de diagnóstico más usadas en el mundo tienen más de cien años y ningún antibiótico ha sido incorporado a la primera línea de tratamiento en los últimos 40 años. Por ello, el desarrollo reciente de las nuevas tecnológicas de secuenciación masiva parecen indicar que su aplicación podría ser muy beneficiosa para el control y diagnóstico de la enfermedad.

Mejorar la vigilancia y control
La línea de investigación se centra en una foto de alta resolución de cómo la bacteria se transmite en la Comunidad Valenciana para detectar antes y mejor los focos de infección y los factores de riesgo asociados a la enfermedad. Este análisis permitirá mejorar los sistemas de vigilancia y seguimiento así como detectar posibles nuevos casos antes de que transmitan la enfermedad.

Con la bacteria de cada caso se puede analizar la vía de contagio a través de la secuenciación genética. Las nuevas tecnologías se ponen de esta manera al servicio de la ciencia y de la salud, con el fin de encontrar los casos activos, susceptibles de transmitir la enfermedad, ya que no todos los afectados la van a desarrollar y pueden tenerla latente y no en estado activo.

El punto de partida para este proyecto fue una línea de investigación abierta por Comas quien, además de trabajar en FISABIO-Salud Pública y en el Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de València junto con los catedráticos Fernando González y Andrés Moya, trabajó en el Medical Research Council de Londres, donde se centró en el estudio del genoma de la bacteria de la tuberculosis y en cómo influyen sus mutaciones en la resistencia a los antibióticos así como en la respuesta inmune.

Print Friendly, PDF & Email
Share