Qué es y cómo diseñar un banner

Qué es y cómo diseñar un banner

Cualquier empresa o página web que pretenda tener una mayor visibilidad en Internet debe tener muy en cuenta la posibilidad de utilizar los banners para aumentar el tráfico de su web.

Los banners son uno de los formatos publicitarios más comunes de Internet. Se trata de imágenes llamativas que aparecen en determinadas páginas y que al clicar en ellas redireccionan al internauta a una página de destino diferente a aquella en la que se encuentra y que, por lo general, suele pertenecer a una empresa o persona que pretende conseguir nuevas visitas en su página. Como contraprestación, el portal en el que aparece el banner recibe una remuneración que varía en función de los términos acordados entre las partes.

Los banners se suelen publicar en páginas que guardan algún tipo de relación o que tratan la misma temática que la página a la que conducen. Por ejemplo, tiene sentido que una web de venta de neumáticos de automóvil coloque un banner en la web de un taller mecánico. Por el contrario, carecería de sentido que apareciese en una página de ropa para niños.

Un buen diseño de banners es básico para rentabilizar la inversión. También es importante que el anuncio aparezca en páginas web con un gran volumen de tráfico. Aunque los banners pueden publicarse en cualquier página de la red, el hecho de que aparezca en webs con muchas visitas diarias aumentará las posibilidades de que un mayor número de visitantes acabe haciendo clic en el anuncio y termine visitando la web de destino.

Cómo debe ser un banner

El diseño de banners web debe tener en cuenta una serie de factores para que el anuncio cumpla a la perfección con su cometido.

  • Cuál es el objetivo que persigue el banner: dependiendo de qué es lo que queramos conseguir con el anuncio, habrá que diseñarlo de una manera o de otra. La principal premisa es tener claro qué queremos conseguir con él.
  • A quién va dirigido: para que un banner sea efectivo es necesario saber a quién va dirigido el mensaje. Del mismo modo que no nos expresamos igual con nuestro jefe que con nuestro mejor amigo, la esencia del banner cambiará en función de quién sea el target de la comunicación. Conocer la franja de edad, el sexo, los gustos y preferencias del receptor del mensaje ayudará a conseguir unos mejores resultados.
  • Quién es el anunciante: el banner debe identificarse con la marca que está realizando la inversión. La comunicación debe ser clara y tiene que servir, entre otras cosas, para mejorar la visibilidad del emisor del anuncio.
  • Mensajes sencillos y directos: un banner es una comunicación eminentemente visual, lo que implica que no hay que divagar. Los textos deben ser breves y entendibles. Funcionan bien las llamadas a la acción (CTA) directas del estilo: “pincha aquí”, “demostración gratis” u otras similares.
  • Importancia del diseño: la imagen es el elemento principal del banner. Debe ser una imagen que llame la atención de los internautas, así que es recomendable que se utilicen imágenes coloridas, dinámicas, en las que prime la creatividad. Los mejores banners son los más impactantes. No olvides que, al fin y al cabo, son pequeñas piezas publicitarias.
Print Friendly, PDF & Email
Share