Vodafone cobrará 2,5€ por realizar trámites hasta ahora gratuitos para el cliente y penaliza el uso de la atención telefónica

Euskaltel y Telecable dan un nuevo paso en la concentración del sector
AI, ADECES y UCGAL reclaman vigilancia de estos procesos por las ayudas autonómicas

Vodafone cobrará 2,5€ por realizar trámites hasta ahora gratuitos para el cliente y penaliza el uso de la atención telefónicaValencia, 09/02/2017
La Asociación de Internautas (AI), la Asociación Pro Derechos Civiles, Económicos y Sociales (ADECES) y la Unión de Consumidores de Galicia (UCGAL) en una colaboración que se está haciendo frecuente, se sienten en la obligación de denunciar una vez más la tendencia a la subida de precios que de forma mantenida practican los operadores de telecomunicaciones.

VODAFONE comenzará a cobrar 2,5 euros por cada llamada a su servicio de atención al cliente que sea atendida por un teleoperador para la resolución de determinados trámites hasta ahora gratuitos como preguntar por el código PIN o PUK, pedir un duplicado de la factura, cambiar el número de cuenta bancaria o modificar la dirección de facturación. La decisión no se ha notificado específicamente a los clientes antes de su aplicación.

A juicio de las asociaciones estas modificaciones suponen un cambio de contrato como ha dicho el Tribunal Supremo recientemente.

Cada una de las llamadas para realizar cualquiera de estos trámites supone 2,5 €, a pesar de que la gran mayoría revierten de forma positiva en la propia compañía; y que forma parte del servicio de atención al cliente que debe ser gratuito.

VODAFONE continúa con una práctica que inauguró en abril de 2016, incrementando todas sus tarifas entre 1 y 3 euros (hasta 7 en ADSL) a cambio de, entre alguna ventaja adicional, suprimir el roaming, es decir, siempre con una “ventaja no pedida”.

VODAFONE explica que es una medida tendente a impulsar la autogestión por parte de los clientes. Desgraciadamente, la forma elegida consiste en penalizar una forma convencional de relación con el operador: las llamadas a su servicio de atención.

Para AI, ADECES y UCGAL no es argumento suficiente el que VODAFONE se proponga con esta medida evitar el colapso de los servicios telefónicos de atención al cliente, ya que, en realidad de quien habla mal este argumento es del propio operador que reconoce por pasiva que tiene un servicio de atención telefónica mal dimensionado, capaz de colapsarse con unos trámites que “solo representan el 1,6 % del total en el caso de clientes particulares, y el 2,6 % empresas muy pequeñas”.

Print Friendly, PDF & Email
Share