Cómo determinar cuándo un trabajador realiza horas extra en el trabajo

  • Las horas extraordinarias son aquellas que se realizan por fuera del horario habitual del trabajador. Estas deben ser compensadas y el empleado es quien decide hacerlas de forma voluntaria. Además, ningún trabajador puede superar las 80 horas extra anuales
  • La retribución podrá ser mediante Convenio Colectivo en la cantidad que se fije o con tiempo de descanso. En caso de que la retribución sea económica, el valor no puede ser inferior al valor de la hora ordinaria. Cada empleado tiene un año para reclamar sus horas extra ya trabajadas

La Ley de Control de Horario, que entró en vigor en España desde el pasado 12 de mayo, busca asegurar el cumplimiento de los horarios laborales y evitar el abuso o fraude de las empresas por no pagar o compensar las horas extras a los empleados

La Ley de Control de Horario, que entró en vigor en España desde el pasado 12 de mayo, busca asegurar el cumplimiento de los horarios laborales y evitar el abuso o fraude de las empresas por no pagar o compensar las horas extras a los empleados. “Las horas de trabajo que exceden de la jornada ordinaria deben ser consideradas como horas extra”, explica Eva Gómez, abogada de Sanahuja Miranda.

Éstas deben ser retribuidas mediante el Convenio Colectivo en la cantidad que se fije en forma previa o con tiempo de descanso en los cuatro meses siguientes. En caso de que la retribución sea económica, el valor de la hora extraordinaria no podrá ser inferior al de la hora ordinaria. Además, ningún trabajador deberá superar las 80 horas extra anuales y cada empleado tiene un año para reclamar las horas extras ya trabajadas.

Ahora bien, ¿cuándo se considera “hora extra”?
Se considerará hora extra cuando excede la jornada laboral, distinto a la flexibilidad horaria o la distribución irregular de la carga semanal (cuatro días 8 horas y media y un día 6, por ejemplo) por ejemplo, que son casos habituales donde no se aplica el concepto de horas extraordinarias”, asegura Gómez.

En algunas empresas cuentan con picos de trabajo en un período del año determinado, en donde necesita de sus empleados por más horas, que luego se compensan reduciendo la cantidad de horas en otra época donde la exigencia baja.

Existen dos tipos de horas extraordinarias: las llamadas ‘horas estructurales’, que son las más habituales, necesarias por períodos punta de producción, ausencias imprevistas, cambios de turno u otras circunstancias de carácter estructural derivadas de la actividad y las “horas derivadas de fuerza mayor” derivadas de la necesidad de prevenir o reparar siniestros u otros daños extraordinarios y urgentes”, añade Gómez, del despacho Sanahuja Miranda.

La realización de horas extras depende de la voluntad del empleado. Es él quien decide tomarlas, aunque puede estar estipulado en el contrato desde el inicio o que existan situaciones de fuerza mayor. Por su parte, los trabajadores a tiempo parcial, los empleados que tienen contratos de formación, aprendizaje o por un período de tiempo determinado y los menores de 18 años tienen prohibido realizar horas extras.

Sobre Sanahuja Miranda
Sanahuja Miranda es un reconocido despacho de abogados fundado en 1980. Cuenta con más de 38 años de experiencia y un equipo de 60 empleados de los que más de 45 son profesionales cualificados, abogados y economistas especializados en todas las áreas precisas para el asesoramiento integral a particulares y empresas, y se ha posicionado como un despacho de referencia.

En particular, cuentan con capacidad y gran experiencia en asuntos relacionados con derecho bancario y abusos y malas prácticas bancarias, contratos de compraventa, ejecución de avales de cantidades anticipadas para la adquisición de bienes inmuebles en construcción (Ley 57/1968), responsabilidades de los diferentes agentes de la construcción, así como del promotor y constructor, y defensa de ejecuciones hipotecarias, seguros de vida, entre otras.

Print Friendly, PDF & Email
Share