Dos ordenadores de la Estación Espacial Internacional esperan un billete de vuelta a casa

Dos ordenadores de la Estación Espacial Internacional esperan un billete de vuelta a casa
Dos servidores de la compañía Hewlett Packard Enterprise están viviendo su propia odisea en el espacio desde que fueran enviados a la Estación Espacial Internacional en agosto de 2017 como parte de un programa para comprobar cuánto tiempo podrían mantenerse en perfecto funcionamiento bajo una supervisión mínima. Por el momento, y 530 días más tarde, siguen operando de manera correcta.

En un principio se esperaba que ambos servidores, que conforman el ordenador Spaceborne, volvieran a la tierra hace tres meses, pero su regreso se tuvo que retrasar después de que un cohete ruso experimentara dificultades técnicas durante el despegue en lo que debería haber sido un viaje rutinario a la estación.

Ahora se encuentran a la espera de que quede un espacio libre en alguna de las próximas naves, pero por el momento no han logrado asegurarse un billete de vuelta según ha confirmado desde HP, aunque se calcula que podrían obtener uno para el próximo mes de junio.

La intención inicial era que el Spaceborne sustituyera a los tres ordenadores originales de la Estación Espacial, que costaron ocho mil millones de dólares cada uno y tardaron diez años en construirse, pero eventualmente surgieron ciertos problemas con el sistema de refrigeración y la fuente de alimentación entre otros, de ahí que deban regresar a la tierra para que se corrijan esos errores.

HP trabaja codo con codo con la NASA y Space X, la aerolínea especial fundada por Elon Musk, para desarrollar ordenadores y equipo informático lo suficientemente resistente como para soportar la travesía en el primer viaje a Marte, que se calcula podría suceder en 2030, y la duración de la misión sin apenas mantenimiento.

Print Friendly, PDF & Email
Share