"Esclava de nadie", la increíble (y verdadera) historia de la hermafrodita Elena de Céspedes

Agustín Sánchez Vidal, ganador del Premio Primavera 2008

Valencia, 06/04/10, S. Soria Silla
Si la hermafrodita Elena de Céspedes no hubiera nacido en Alhama d ne Granada en 1546 y lo hubiera hecho en 2010, cuatro siglos después, no habría tenidoingún problema porque incluso la Seguridad Social andaluza hubiera cubierto su cambio de sexo“. Así se refiere Agustín Sánchez Vidal a la controvertida vida de Elena de Céspedes, la protagonista de su nueva novela, “Esclava de nadie“.

El ganador del Premio Primavera de novela en 2008, guionista de cine, televisión y colaborador de Carlos Saura recrea en este libro la vida de Céspedes. Tras haber ahondado a través de su tesis doctoral en la vida de Miguel Hernández, y mediante diversos guiones cinematográficos en la de Buñuel y su relación con Dalí y Lorca, Sánchez Vidal se centra ahora en este personaje absolutamente fuera de lo común a la par que intensamente fascinante. Y totalmente real, según confirma el propio autor durante la presentación de la novela en Valencia: “Esclava de nadie es una historia novelada, está basada en un caso absolutamente cierto.

La imaginación únicamente la he puesto en la reconstrucción de algunos aspectos de la vida cotidiana ya que el resto está perfectamente documentaco en las actas del juicio.

Elena, Eleno o Céspedes, que de las tres formas se cita en el juicio, es una mulata hija de esclavas que vive una vida absolutamente insólita y realmente fascinante”.

Toledo,  1587.  Cerca  ya de su jubilación, Lope de Mendoza se enfrenta al caso más extraño y complejo de su dilatada carrera judicial: un abultado expediente con la indicación «Elena de Céspedes, alias Eleno.

Cirujano. ¿Hermafrodita?». En  la  soledad  de  una  celda, Céspedes prepara la defensa para evitar su ejecución en la hoguera. Trata de averiguar quién puede  haberle  denunciado,  repasando  su  ajetreada  vida:  su  nacimiento  como mujer, hija de una esclava negra; su breve matrimonio con el  albañil  que  la  hizo madre de un niño; el perturbador

descubrimiento de su peculiar sexualidad, que ha despertado  la  morbosa  atracción de tantas mujeres; los denodados esfuerzos para demostrar su valía y ascender en la escala social,  adoptando  trabajos y hábitos de hombre; sus penalidades como soldado; el aprendizaje del oficio de cirujano; y, finalmente, el amor y casamiento con la joven María del Caño. Un personaje absolutamente fuera de lo común en una época recreada como pocas veces se ha hecho. Una novela histórica destinada a permanecer que fascinará a los amantes de este género.

Desvela Agustín Sánchez Vidal que en la vida de Céspedes “prevalece en una primera etapa el sexo femenino. De hecho, se casa y hasta tiene un hijo. Después, es abandonada por su marido y ella abandona también a su hijo. A partir de ese momento, se viste de hombre, se alista como soldado y hasta combate durante tres años en la guerra contra los moriscos. Tras su paso por el ejército, obtiene el título de cirujano, ejerce como tal durante muchos años y termina casándose con una mujer mucho más joven que él. Después, alguien le denuncia y sufre, primero, un proceso civil y, pocos más tarde, un proceso inquisitorial”.

Elena/Eleno de Céspedes fue una persona muy discreta, asegura Agustín Sánchez Vidal: “tanto es así que, si hubiera vivido en nuestra época, no se pasearía por las televisiones como si fuera un fenómeno de feria, sino que se hubiera operado en un proceso de asignación de sexos, como ya se puede hacer, por ejemplo, en
Andalucía (y ella era natural de Granada). Por lo tanto, llevaría una vida normal, obtendría sin problemas su titulación médica y sería una persona perfectamente integrada en su entorno”. Pero esto sí que es ficción ya que su vida se desarrolló en un entorno totalmente diferente, según desvela Agustín Sánchez Vidal: “En
aquella época se daban, por ejemplo, muchos casos de travestismo, de mujeres que se alistaban como soldados. Si las pillaban, la sentencia estaba clara para los jueces pero no era una pena grave. Si se casaban dos mujeres, la pena era la hoguera. Pero un caso de hermafroditismo era insólito, ya que no se daban relaciones “contra natura”. Y él/ella mantiene relaciones propias de su sexo y condición tanto con hombres, en la primera parte de su vida, como con mujeres, en la segunda. Y siempre cuenta con la plena satisfacción de sus parejas, según los testimonios recogidos en las actas de los dos procesos que sufrió durante su azarosa vida”.

Sobre el autor
Agustín Sánchez Vidal es catedrático emérito en la Universidad de Zaragoza, donde se doctoró con una tesis sobre Miguel Hernández y ha ejercido la docencia tanto en Literatura Española como en Cine y Otros Medios Audiovisuales. Ha sido profesor invitado en varias universidades americanas y europeas, entre ellas las de Princeton y Nanterre (París X). Guionista de cine y televisión, ha colaborado con realizadores como Carlos Saura.  De sus más de cincuenta libros sobre literatura, arte y cine, cabe destacar  Buñuel, Lorca, Dalí: el enigma sin fin, con el que obtuvo el Premio Espejo de España en 1988.  En 2005 debutó en la novela con La llave maestra, editada en una docena de países, a la que siguió, en 2008, Nudo de sangre, galardonada con el Premio Primavera de Novela ese año.

Print Friendly, PDF & Email
Share