‘Escribir mola’

'Escribir mola'
Valencia, 20/12/2014
Recitar poemas, preparar lecturas dramatizadas o escribir textos son actividades que ayudan a los alumnos a introducirse en el universo de la literatura y a vivirla de una manera distinta, más personal, más intensa. Con el propósito de embarcar a los educandos en una aventura a través de la creatividad y las letras, la Biblioteca Valenciana Nicolau Primitiu del Monasterio de San Miguel de los Reyes viene desarrollando una amplia propuesta de talleres didácticos centrados en la creación literaria y dirigidos a los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato y Ciclos Formativos. Una propuesta que abarca todo tipo de géneros, desde los más ‘tradicionales’, como la narrativa y la poesía; hasta los de ‘nuevo’ cuño, como el cómic, antaño considerado un género menor, pero convertido hoy en día en una de las mejores herramientas para que niños, jóvenes, y no tan jóvenes, se familiaricen con la cultura escrita.

“Es la primera vez que desde la Biblioteca Valenciana se hace una apuesta tan decidida por la creación literaria”, explica Miguel Carlos Muñoz, coordinador de la Unidad de Difusión de la institución. “Ello explica la tipología de géneros seleccionados para los talleres, los cuales nos permiten abarcar casi todas las ramas de la literatura”, afirma. Una iniciativa que se funde con el claro propósito de la Biblioteca Valenciana de contribuir a enriquecer e incrementar el índice de lectura y conocimiento de los autores.

Durante el desarrollo de estas sesiones, ‘inventar’ es el verbo más repetido. Y dos son los objetivos básicos que se persiguen: concienciar a los alumnos de que escribir puede resultar divertido; y autoconvencerles de que ellos son capaces de hacerlo. “Tratamos de romper el tabú preconcebido de que escribir es aburrido”, apunta el tallerista Marc Brell. “Para ello, tenemos que hacerles ver que en nuestro día a día escribimos y creamos de manera constante: a través del teléfono móvil, de los ordenadores, en pequeños garabatos…”. Aunque en la habitación de verano del Prior del Monasterio, donde tiene lugar el desarrollo de los talleres, se trabaja a la vieja usanza: con lápiz y papel “para no perder la textura de la creación”, indica el tallerista. El otro gran propósito radica en que los alumnos vean que son capaces de hacer literatura. “No se trata de pensar, sino de inventar”, zanja Brell.

Para alcanzar estos objetivos se recurre a propuestas metodológicas basadas en el juego y el trabajo colectivo. En uno de los mencionados talleres se expone una secuencia narrativa tipo en la que se puede enmarcar cualquier relato. Desde los clásicos cuentos, como el de Caperucita Roja; hasta las grandes producciones hollywoodienses: Star Wars, Avatar, James Bond… Todas responden a una misma estructura, en su versión más o menos compleja.

Tras el modelo y los referentes llega la hora de ‘crear’ para los jóvenes ‘literatos’. Recurren a su inusitada imaginación para dar origen a sorprendentes personajes protagonistas y antagonistas, variopintos lugares y espacios; ingeniosos nudos de difícil desenlace; y asombrosos finales no siempre culminados de la forma más feliz y soñada. Transcurrida hora y cuarto de taller el resultado es un amplio amalgama de historias totalmente diferentes. Un relato particular y único por cada uno de los participantes. Y una idea renovada: ‘escribir mola’.

Roca, Posteguillo y Siles, padrinos de excepción
Los talleres de creación literaria desarrollados en la Biblioteca Valenciana están concebidos para tener su posterior correlación en las aulas de los centros educativos. Con este propósito, desde la institución se han impulsado unos premios literarios centrados en los géneros objeto de los talleres. Los mejores poemas, cómics y narraciones escritas por los alumnos participantes en el ciclo serán reconocidos en una gala que tendrá lugar alrededor del próximo mes de abril, coincidiendo con el Día del Libro, y en la que está previsto que asistan como padrinos grandes referentes valencianos de cada uno de los géneros: Paco Roca, en cómic; Santiago Posteguillo, en narrativa; y Jaime Siles, en poesía.

“En estos talleres los alumnos toman conciencia de que la creatividad no es complicada” explica desde la perspectiva docente Àlex Puig, profesor de Llengua i Literatura valenciana en el IES Jordi de Sant Jordi de Valencia. Todo en un ejercicio colectivo a través de sesiones dinámicas, activas y participativas. “Nuestros jóvenes disponen de mucha imaginación, aunque ellos no son conscientes de ello”, indica Puig.

Más de 1.500 participantes
A lo largo de los meses de octubre, noviembre y diciembre han sido más de 1.500 personas las que se han acercado al universo creativo de la literatura y las letras a través de estos talleres didácticos. Sesiones que se han combinado con visitas al Monasterio de San Miguel de los Reyes, declarado Bien de Interés Cultural, y la exposición permanente de la Biblioteca Valenciana. Un enclave histórico y lleno de historias al servicio de la literatura más divertida y creativa.

Print Friendly, PDF & Email
Share