Euro dilema entre la liquidez y la disciplina presupuestaria

Martin Schoeller. Fuente: ops/Europe's 500
Martin Schoeller. Foto: ops/Europe’s 500

Ambos objetivos pueden alcanzarse, según Europe’s 500

Valencia, 29/12/2011
Los programas griegos de recorte y ahorro no resuelven el problema del euro y darán como resultado una contracción continuada del crédito que podría dañar el crecimiento en Europa.

Europe’s 500, por tanto, propone una aproximación que asegura la DISCIPLINA + LIQUIDEZ presupuestaria al mismo tiempo y de este modo mejora el futuro crecimiento en Europa, lo que en resumen significa lo siguiente:

  • Participación del acreedor solo para extranjeros, ciudadanos que necesitan contar con los bonos de su propio país.
  • EFSF/BCE debería comprar bonos de gobiernos euro al precio del mercado y obtener beneficios mientras reestructura con esquemas de interés planos.
  • EFSF/BCE solo necesita realizar una función de protección provisional.
  • Los mercados financieros se volverán a concentrar en la economía real y no tendrán más razones para congelarse en paralizaciones como algunos mercados de bonos.
  • La zona euro puede proporcionarse la misma capacidad global para actuar como Estados Unidos y China.

El recorte sólo renunció a la opción de crear un instrumento flexible que favorece la disciplina presupuestaria. Esperamos una resistencia fuerte o pasiva contra la recapitalización porque diluye a los accionistas. No existe un marco jurídico para obligar a los bancos a reponer su capital a fin de mantener su capacidad de préstamo. Por lo tanto, esperamos una contracción del crédito para la financiación capex interna que a largo plazo tiene consecuencias perjudiciales.

Por tanto, los empresarios de Europe’s 500 proponen para el crecimiento:

La participación del acreedor (para bancos, instituciones y personas individuales) debería estar limitada a prestamistas/inversores extranjeros en lugar de pedir la participación de acreedores de todo el mundo. Este riesgo debe limitarse a los inversores extranjeros que querían beneficiarse de intereses más altos que en sus propios países.

La financiación del BCE del EFSF para mantener la liquidez del mercado de bonos permite incentivos y sanciones para hacer cumplir la disciplina presupuestaria. Ahora deberíamos aprender de la experiencia positiva de mantener la liquidez de los bancos en 2008 manteniendo ahora la liquidez de los gobiernos. Lógicamente los mercados necesitan escuchar que el EFSF (respaldado por el BCE) podría comprar los bonos del Gobierno al precio del mercado si han caído hasta el punto que la financiación del sector privado se agota.

La intervención de EFSF debe decidirse de vez en cuando, pero esto debe ser el trabajo y la competencia de las instituciones. Los políticos deben confiar y dar poder a los expertos. El EFSF puede negociar y reprogramar ciertas deudas del gobierno. Se podrían emitir nuevos bonos a cambio de bonos vencederos. Los ciudadanos de los países respectivos comprarán los bonos nuevos y las tres partes pueden beneficiarse de los precios de bonos con descuento: el gobierno al límite, el EFSF y el ciudadano local. “Lo más flexible es el prestamista internacional. La responsabilidad local crecerá como puede verse en las naciones económicamente fuertes“, afirmó Martin Schoeller, director general de Europe’s 500, la asociación de las empresas europeas de crecimiento.

Enlace: Europe’s 500   BCE   EFSF

Print Friendly, PDF & Email
Share