La Unión europea y el Magreb: ¿qué compromiso hay un año después de la primavera árabe?

París, 14/02/2012
Un año después de la “primavera árabe“, la costa sur del Mediterráneo continúa inestable y frágil. Esta nueva situación obliga a los europeos a replantearse el enfoque adoptado teniendo en cuenta los cuatro desafíos que los países del Magreb deben afrontar.

El primero es el desafío económico y social. Si no se presta atención a las expectativas expresadas, las reformas políticas no bastarán. Las principales preocupaciones de los dirigentes deben ser el tema del empleo y la elaboración de un nuevo modelo de desarrollo. Si bien Marruecos dispone sin duda de la estrategia más ofensiva, la economía tunecina hoy en día está debilitada y Argelia mantiene una economía de renta caracterizada por el hermetismo.

Sólo la respuesta a este primer desafío permitirá afrontar el desafío de la democratización. Las revoluciones han recordado las aspiraciones de cambio de la población, pero los resultados de las elecciones han sido preocupantes. Sin embargo, el principio de realidad debe imponerse a todos. Para ayudar a reforzar el marco democrático, no conviene demonizar a los nuevos equipos en el poder, sino trabajar con ellos y juzgarlos por sus actos.

La mejora económica y social ayudará también a hacer frente al desafío de la seguridad. Al Qaeda, que ha intentado sustentarse enla oposición, hasta el momento no ha tenido mucho éxito en el Magreb. Otro peligro reside en el aumento de la inseguridad en Sahel, bajo el doble efecto del arraigamiento de los grupos terroristas y las repercusiones de la guerra en Libia.

No habrá progreso sin la sólida voluntad de afrontar el desafío de la cooperación. La “primavera árabe” debería constituir una oportunidad paratomar conciencia de la necesidad de una integración regional. No obstante, cualquier mejora corre el riesgo de toparse con la no resolución del conflicto del Sahara occidental, a pesar de la propuesta de autonomía presentada por Marruecos en 2007, la solución más creíble y realista. En cualquier caso, los europeos sólo podrán beneficiarse si apoyan las iniciativas en pos de sinergias mayores.

El informe se presentará en Bruselas con motivo del segundo Encuentro sobre la Seguridad duradera en el Magreb el jueves 16 de febrero de 2012. Más información en http://www.institut-thomas-more.org y http://securitedurable.com.

Print Friendly, PDF & Email
Share