Posteguillo reivindica su «Yo, Julia» como una contribución desde el pasado para la igualdad real de género en el presente

Posteguillo reivindica su «Yo, Julia» como una contribución desde el pasado para la igualdad real de género en el presente

Benicàssim , 29/06/2019
«La vida de Julia Domna merece todo lo que podamos imaginar: una película, una serie y una novela. Y la novela es lo que estaba en mis manos hacer para quitar todas las capas de olvido que habían caído sobre esta gran mujer en la historia de Roma». Con estas palabras describe el escritor y profesor de la UJI su admiración hacia la protagonista de la novela con la que ha conseguido el premio Planeta 2019, Yo, Julia, y cuyo proceso de creación explicó en la última conferencia del primer curso de la Universitat d’Estiu que ha impartido la Universitat Jaume I en Benicàssim (Castellón).

Posteguillo, que se considera un rebelde ante las injusticias, opina que este personaje histórico no había logrado hasta la fecha el lugar que le corresponde en la Historia por su doble condición de mujer y extranjera, al haber nacido en la periferia del Imperio, en la actual Siria. Por ello, su voluntad en todo momento ha sido la de recuperar esta figura y plantearla como una contribución a la lucha a favor de una igualdad real entre hombres y mujeres. «La igualdad se construye no sólo hacia el presente y al futuro –imprescindible sin duda alguna-, pero también hacia el pasado», señaló. En este sentido, el escritor destacó una frase que le escribieron en Instagram y que define por qué es el momento oportuno para esta obra: «La historia la escribieron los hombres, pero fue ella la que decide». Por ello, el profesor de la Jaume I insiste en que hay que recuperar la historia completa.

El escritor y autor de Yo, Julia realizó un recorrido histórico de la época de su novela y la lucha que se entabló entre cinco hombres para conseguir el poder del Imperio Romano a finales de la segunda centuria de nuestra era. En él, destaca cómo la historiografía ha olvidado un personaje decisivo, el de una mujer, Julia Domna, y de una relación de amor con el que finamente será el Emperador Severo. «¿Fue importante? Fue considerada madre de césares, de los ejércitos y de la patria. Sí lo fue. Y además fue la que trazó el camino que recorrería Severo para ir más allá de un Imperio. Para forjar una dinastía», aseguró Posteguillo.

Posteguillo clausuró, junto a la vicerrectora de Cultura y Relaciones Institucionales, Carmen Lázaro, el curso que se ha impartido y dirigido durante esta semana en Benicàssim: «La literatura y el tiempo: la recreación del pasado a través de la novela». Y también, a modo anecdótico, recordó la aventura que vivió en la entrega de los premios Planeta. «Esa mañana vine a la UJI a dar mis clases. Terminé, cogí el tram, el tren y comenzó el viaje. Nunca una novela de 700 páginas había ganado un premio Planeta. Pero cuando nombran a Ayanta Barelli como finalista sólo quedaban ya dos pseudónimos, por lo que cuando ella sube a recoger su premio ya sabes que sólo quedas tú. Y que vas a tener que hablar ante 1.000 personas. Ante los mejores escritores y escritoras. En mi solapa llevaba el pin de la UJI, sabía que no podía agradecer a ninguna institución pública o privada, pero para mí, trabajar en esta universidad es un privilegio y quería hacerlo visible», explicó.

Print Friendly, PDF & Email
Share