Una de las trufas negras más grandes encontradas en España se podrá degustar en Valencia, en uno de sus restaurantes más icónicos

La clientela del GOYA Gallery Restaurant en Valencia podrá degustar una trufa negra excepcional de 750g de peso, una de las más grandes encontradas en España, regalada a su chef y propietario, Fernando Navarro, por uno de sus proveedores habituales en productos frescos y de temporada

Una de las trufas negras más grandes encontradas en España se podrá degustar en Valencia, en uno de sus restaurantes más icónicos

Cuando Fernando Navarro, chef y propietario del icónico Goya Gallery Restaurant de Valencia, recibió la llamada de uno de sus buenos amigos y proveedores, el domingo por la noche, no podía salir de su asombro por el excepcional hallazgo que le contaba su amigo: una trufa negra de 750g de peso en perfecto estado. Y más aún, cuando este buen amigo le dijo que la trufa iba a ser para él.

La trufa negra, científicamente conocida como tuber melanosporum, es el diamante negro de la gastronomía, un producto único y escaso, dependiente en gran medida de las condiciones climatológicas y cuya búsqueda y hallazgo es de por sí toda una dedicación.

Las trufas negras de gran tamaño pesan sobre 200 o incluso 300 gramos, por lo que la trufa encontrada con sus 750g no solo es una pieza excepcional, sino que es una de las más grandes halladas nunca en España. En todo el mundo, únicamente tenemos noticias recientes de una trufa de 1.277 gramos, vendida en el sudoeste de Francia, o el monstruo de las trufas, encontrado en Australia con más de 1’5 Kg de tamaño hace tres años.

No es la primera vez que este gran amigo de Fernando encuentra una trufa de grandes dimensiones, pero tendría que remontarse a más de 40 años atrás para recordar otro hallazgo excepcional de una trufa de un kilo y doscientos gramos, hallada por el abuelo del actual recolector.

La trufa que llegarán a degustar los comensales del restaurante de Goya Gallery, en pleno barrio de Ruzafa, procede de la zona de Abejuela, en Teruel, en el límite justo con las provincias de Valencia y Castellón, al pie de la Sierra de Javalambre. Una zona popular para la búsqueda de trufa negra, una afición de reciente auge en la península y que lleva a que cada vez el consumo de trufa sea más popular en España. Si anteriormente se exportaba en torno al 80% de la producción de trufa, ahora los porcentajes son más bajos, dado el repunte en el consumo nacional.

Fernando hace hincapié en este hecho, destacando que “la trufa es un producto cada vez más apreciado en nuestra gastronomía y sobre todo la melanosporum que tiene tantísimo sabor, y va a ser todo un lujo poder trabajar con ella. Es a partir de diciembre cuando la trufa negra empieza a ser de mejor calidad, por lo que ahora a finales de enero nos llega en su mejor momento”.

En el restaurante cuentan ya con una serie de platos de temporada cuyo ingrediente predominante es la trufa negra: Huevo trufado con jamón ibérico, tartar de atún con huevo y trufa y ensaladita de alcachofas crudas y trufa.

Para la degustación de esta trufa excepcional, Fernando va a preparar un plato especial, a base de berenjena y otros ingredientes, y se podrá degustar a lo largo de la siguiente semana, que es el tiempo de conservación óptimo de la trufa negra silvestre.

En cuanto al precio, teniendo en cuenta que el kilo de trufa está sobre los 1.200 euros el kilo, una cifra de partida podrían ser entre quinientos y mil euros, pero al ser un ejemplar único y de tan gran tamaño, si hubiera llegado a subastarse podría valorarse por mucho más. Recientemente en Madrid Fusion, ejemplares de menor tamaño han alcanzado un valor superior a los 5.000€, y si nos vamos al mercado internacional, en trufas excepcionales de todo el mundo, la subasta más alta conocida está en 330.000 dólares.

Por lo que el chef Fernando Navarro debe estar bien agradecido del regalo de su buen amigo, con el que a su vez, podrá regalar a los comensales valencianos todo un sinfín de aromas y sabores durante los próximos días.

Print Friendly, PDF & Email
Share