El Club del 600 visita las Bodegas Emilio Clemente

Valencia, 02/02/2010
El Club del 600 de la Comunidad Valenciana realizó una visita, en la jornada del domingo 31 de enero, a las Bodegas Emilio Clemente de la Denominación de Origen Utiel-Requena. Un centenar de personas tuvieron la oportunidad de conocer la bodega de elaboración, crianza y embotellado, además de la gran casa solariega de estilo modernista que fue restaurada durante años por la familia Clemente Luján.

Con esta acción, el Club del 600 se une a la experiencia de enoturismo que está desarrollando la bodega para dar a conocer un lugar, enmarcado por los viñedos y el monte mediterráneo, donde vivir una experiencia llena de sensaciones, que incluye el descubrimiento de sus vinos.

En esta ocasión, los socios del Club del 600 de la Comunidad Valenciana tuvieron la oportunidad de descubrir las Bodegas Emilio Clemente de la mano de su enóloga, Cristina Correoso. Ella fue la encargaba de mostrar la belleza del paraje que envuelve a la bodega y de acompañar a los visitantes en el descubrimiento de cada rincón de las instalaciones. Además, dirigió una cata en la que tuvieron la oportunidad de degustar excelentes vinos de la bodega, reconocidos internacionalmente, como el Florante, el Peñas Negras o el Emilio Clemente.

DISFRUTAR DEL ENOTURISMO 
La jornada comenzó a las 09:00 h. con la concentración de los coches históricos del Club del 600 en el Paseo de la Alameda de la ciudad de Valencia. Tras completar el recorrido hasta Requena, 52 vehículos tomaron los alrededores de las Bodegas Emilio Clemente y protagonizaron un desfile colorista encabezado por los Seat 600, pero donde no faltaron otros modelos como el Volkswagen Escarabajo o el Mini.

El presidente del club, Juan Berga, valoró “positivamente la visita por el éxito de la convocatoria”. Además, una vez finalizada la visita mostró su satisfacción “porque tanto la visita a la bodega como el almuerzo y la cata dirigida han sido muy interesantes para los socios”.

EMILIO CLEMENTE: EL ORIGEN DEL VINO Desde que en 1986 se plantó el primer viñedo con uva tempranillo en la Finca Caballero, las Bodegas Emilio Clemente han ido forjándose gracias a la implicación, el esfuerzo y la ilusión de una familia. En 1999, Emilio Clemente y María Carmen Luján decidieron dar forma a un sueño y desarrollar un proyecto que hoy, 20 años después, nos regala exquisitos y cuidados vinos.

Hasta llegar a este momento, la bodega afrontó la restauración de una gran casa solariega de finales del siglo XIX, que hoy constituye el núcleo principal y funciona como bodega social. Equipada con un comedor, salas de reuniones, sala de catas y otras instalaciones, está enfocada al enoturismo y, para ello, organiza catas con maridaje, visitas guiadas y eventos de todo tipo. El objetivo es abrir las puertas al visitante para que pueda disfrutar de la cultura del vino en un marco privilegiado.

En un edificio anexo, se encuentran las naves de elaboración y embotellado. Además, la bodega cuenta con una moderna nave de crianza donde las barricas de roble francés descansan ambientadas por música de Listz y Mozart para conseguir vinos inigualables.

Print Friendly, PDF & Email
Share