El Festival VEO 2010 abre una ventana al documentalismo

El documental cinematográfico emerge en la programación del Festival VEO con dos relatos asombrosos: Man on wire, del oscarizado británico James Marsh; y Bonanza, de la compañía belga Berlin


Valencia, 27/01/2010

El auge del documentalismo en la actualidad está presente en la VIII edición del Festival VEO, que tendrá lugar del 10 al 21 de febrero, con dos propuestas internacionales que parten de hechos reales y que han cosechado gran éxito entre el público y la crítica: la mirada cinematográfica de Man on wire, y la teatral de Bonanza.

Con Man on wire (Un hombre sobre un cable), el británico James Marsh obtuvo un Oscar a la Mejor Película Documental en 2009.

La obra reconstruye la extraordinaria aventura del joven funambulista francés Philippe Petit, que la mañana del 7 de agosto de 1974 cruzó las Torres Gemelas de Nueva York suspendido en un cable colgado ilegalmente entre los dos edificios, entonces los más altos del mundo, a más de 400 metros de altura. Una historia legendaria llevada al cine en clave documental que conmovió a la sociedad neoyorquina de la década de los 70 y que fue bautizada por los medios de comunicación como “el crimen artístico del siglo”.

Man on wire revive un proceso creativo emocionante, una acción directa en el espacio público no acotado por las instituciones artísticas que, en palabras de la directora artística del Festival, Mariví Martín, “constituye una de las actitudes creadoras más excitantes en esta revisión de posibles confrontaciones con lo real que proponemos para esta edición del VEO”.

La otra producción audiovisual presente en el VEO 2010, Bonanza, de la compañía belga Berlin, ofrece un retrato sobre un pequeño pueblo norteamericano de Colorado ubicado en las Montañas Rocosas dónde sólo habitan siete personas que llevan una vida en soledad, encerrados al margen del resto del mundo. Un paisaje aparentemente idílico que, sin embargo, nada tiene que ver con la realidad. Pese a la cercanía de las cinco casas que forman el pueblo, sus vecinos apenas tienen contacto los unos con los otros.

Bonanza toma la etiqueta de documental pero, como destaca Martín, “en su concepción es una  propuesta escénica y teatral en la que el espectador se sumerge en las casas y la vida cotidiana de los protagonistas a través de varias pantallas y una serie de recursos escenográficos y efectos visuales que marcan el ritmo de la representación”.

Bonanza forma parte de una serie de retratos artísticos de diferentes ciudades que el colectivo  Berlin desarrolla desde 2003 y que lleva por título genérico Holocene. Un proyecto de investigación que pretende dar a conocer la naturaleza humana, el día a día de las personas que tienen una vida completamente distinta a la nuestra. De la colaboración con otros artistas de diferentes disciplinas han nacido los retratos de Jerusalén, Iqaluit, Bonanza y Moscú, y  actualmente están en el proceso de creación de la siguiente, que se centrará en Dubai.

Para Beatriz Simón, Concejal de Juventud, “el auge del documentalismo actual representa un claro signo de interés por la realidad en la producción cultural contemporánea. Un interés que el VEO comparte y que quiere hacer extensible a los espectadores”.

Print Friendly, PDF & Email
Share