Josep Maria Benet i Jornet, Premio Max de Honor 2010

Es uno de los autores más relevantes del teatro catalán y uno de los nombres consagrados de las letras en la escena española

Valencia, 14/04/2010
El autor Josep Maria Benet i Jornet ha sido galardonado con el Premio Max de Honor 2010. Lo suyo es
contar historias. Ya sea sobre un escenario, para la gran pantalla, o en televisión. Pero, sin duda, “el teatro es el lugar donde me encuentro mejor en esta vida. Para mí no hay nada como el teatro”, asegura.

Benet i Jornet (Barcelona, 1940) es uno de los pocos supervivientes de la azarosa hornada de autores
teatrales que se dio a conocer en torno al premio Josep M. de Sagarra y del activo movimiento de Teatro Independiente de los años sesenta, base de la evolución de la escena catalana actual y origen, en parte, de sus déficits y paradojas más insondables. Con una tenacidad que le honra, Benet i Jornet ha seguido en la brecha escénica año tras año escribiendo teatro sin parar, buscando siempre nuevos caminos expresivos, estrenando tanto como las circunstancias le permitían en cada momento y, sin pretensiones, pero con firmeza, encabezando la representatividad de la literatura dramática catalana y, junto con Sergi Belbel, su mayor proyección en el ámbito internacional.

El Premio Max de Honor  2010 es una de las cuatro estatuillas que se entregan por designación directa en la décimo tercera edición de los galardones, junto al Premio Hispanoamericano, el Premio Nuevas Tendencias, y el Premio de la Crítica. Josep Maria Benet i Jornet recibirá el  galardón en la ceremonia de entrega de la XIII Edición de los Premios Max, el próximo 3 de Mayo, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

En los años anteriores el galardón ha recaído en Miguel Narros (2009); Víctor Ullate (2008); Fernando
Arrabal (2007); Pilar López (2006);  Maria Rodríguez Méndez (2005); Francisco Nieva (2004); Alfonso
Sastre (2003); José Tamayo (2002); Antonio Gala (2001); Adolfo Marsillach (2000); Antonio Buero Vallejo (1999); y en el Teatro La Zarzuela (1998).

Josep Maria Benet I Jornet
Benet i Jornet (Barcelona, 1940) ha configurado a lo largo de casi cinco décadas un universo dramático
personal y compacto, formado por cerca de medio centenar de obras y caracterizado por unas temáticas
constantes, por la búsqueda de nuevos códigos formales y expresivos, y por la voluntad de evitar la
identificación de su teatro con una estética determinada. Su teatro se caracteriza por la reflexión sobre el individuo y la sociedad que le rodea, aunque  su obra ha ido evolucionando desde el realismo hacia temáticas más íntimas y existenciales.

Se dió a conocer en 1964 con ‘Una vieja, conocida olor’, a la que seguirían ‘Fantasía para un auxiliar administrativo’ y ‘Canciones pérdidas’.  Una extensa trayectoria a la que se han ido sumando ‘Taller
de fantasía / La noche del los juguetes’, ‘La nave’, ‘Supertodo’, ‘Merendabais a oscuras’, ‘La desaparición de Wendy’, ‘Revuelta de brujas’, ‘El sueño de Bagdad’, ‘Descripción de un paisaje’, ‘El tesoro del pirata negro’, ‘El manuscrito de Ali Bei’, ‘Historia del virtuoso caballero Tirant Lo Blanc’, ‘¡Ay caray!’, ‘Deseo’, ‘Fugaz’, ‘El perro del teniente’, ‘Confesión’, ‘Precisamente hoy’, ’Olores’,’ Algún día trabajaremos juntas (E.R.)’, ‘Testamento’, ‘Alopecia’, ‘Eso a un hijo no se le hace’, ‘La habitación del hijo’ ó ‘Salamandra. En 1995 recibió el Premio Nacional de Literatura en la modalidad de Literatura Dramática por ‘Morir’, estrenada en el Teatre Lliure y llevada al cine por Ventura Pons.

Por si fuera poco, Benet i Jornet es el padre de grandes y largas series televisivas de éxito en TVE y  Televisió de Catalunya, entre ellas ‘Amar en tiempos revueltos’, ‘La Señora’, ‘Poblenou’, ‘Ventdelplà’ ó ‘Zoo’.

Este breve texto escrito por el autor define bien su personalidad. “Soy escritor de teatro, diría, por una especie de fatalidad inevitable, a pesar de mí mismo, a pesar de mis carencias, mis puntos débiles. Tiene que haber otro análisis más racional que éste, pero el amor al teatro ha sido y es una obsesión que condiciona por completo mi vida. Tengo muy poca confianza en mí mismo, pero sé que nunca dejaré de escribir teatro, nunca dejaré de esforzarme por crear unas piezas teatrales siempre más rigurosas y ambiciosas que las que he escrito antes. Aunque me despeñe. Pero me despeñaré intentando subir mi listón. Escribir no es sencillo. Cada vez menos. Escribir no es echar una meada y suponer, pretensión elemental, que meas oro. Escribir tiene que suponer una pretensión diferente y desmesurada, tiene que ser querer edificar una catedral, un trabajo con infinitos problemas que no es seguro que sepas resolver”.

Premios Max
Los Premios Max se han consolidado como el mayor reconocimiento de las artes escénicas de nuestro país, dado que el jurado lo forman los propios profesionales del sector que eligen entre sus compañeros a los ganadores.

Nacen con el propósito de estimular y premiar el talento de los artistas y profesionales de las artes escénicas de nuestro país, homólogos de los galardones Molière en Francia, los Olivier en Gran Bretaña o los Tonys de Broadway. Sus creadores e impulsores son la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y su Fundación Autor.

A estos premios concurren todos los espectáculos estrenados o en gira en la temporada anterior. Autores, traductores, adaptadores, compositores, arreglistas, directores, coreógrafos, escenógrafos, figurinistas, productores, actores y bailarines que han formado parte de ellos. Además de las 23 categorías a concurso, la organización otorga tres premios de designación directa: Nuevas Tendencias, Hispanoamericano de las Artes Escénicas y Premio de Honor. Se conceden, también, el Premio Max de la Crítica y el Premio al Espectáculo Revelación.

Los Premios Max están organizados por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) y su Fundación
Autor, cuentan con el patrocinio del Instituto Nacional de Artes Escénicas (INAEM) y el apoyo del Museo Nacional de Arte Reina Sofía.

Más información: www.premiosmax.com

Print Friendly, PDF & Email
Share