La ganadora de un Goya por el guión de Todos los hombres sois iguales, Yolanda García, imparte un taller en Valencia

Valencia, 07/02/2010
Yolanda García Serrano es una de las guionistas más relevantes del cine español de las últimas dos décadas. Su nombre figura en los créditos de títulos tan taquilleros como Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo, El amor perjudica seriamente la salud, Dieta mediterránea o Todos los hombres sois iguales. Con esta última película, además, obtuvo en 1995 el Goya al Mejor Guión Original, por su trabajo junto a Miguel Gómez Pereira, Juan Luis Iborra y Joaquín Oristrell. Como guionista, actriz o directora, García Serrano ha puesto su talento también al servicio de la televisión (Farmacia de guardia, A las once en casa o Paco y Veva) y el teatro. En este ámbito, de hecho, se convirtió en la primera directora española en estrenar una obra propia en Nueva York, cuando en 2008 puso en escena Lo que ellos ignoran de ellas (Good sex, good day). Su último proyecto como guionista es Ados, filme de Joaquín Oristrell que todavía se encuentra en proceso de realización.

Durante toda una semana, Yolanda García Serrano hará un hueco en su agenda para viajar a Valencia, donde, de la mano de la Fundación Autor, impartirá un curso de guión que, con el título de De la idea a la pantalla, tendrá lugar entre el 8 y el 12 de marzo en la sede valenciana de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Todavía quedan plazas. Se puede solicitar más información a través del correo electrónico ([email protected]) o por teléfono (96 315 54 10).

“Este curso es una puerta de entrada al mundo del guión, al mundo del cine”, explica la guionista y directora. “Quiero que los asistentes comprueben por sí mismos el trabajo que conlleva participar en una producción audiovisual. Que descubran que el mundo del cine es muy bonito, pero que exige también mucha dedicación y entrega”. De este modo, a lo largo de estas sesiones, Yolanda García mostrará a los participantes los secretos del lenguaje audiovisual y aquellas herramientas y recursos necesarios para lograr que una idea original pueda quedar plasmada en un guión sin perder su esencia. Y eso con un planteamiento eminentemente práctico. De modo que, a partir de las ideas que aporten los asistentes al curso, se escogerá una de ellas, para trabajarla colectivamente y convertirla en un cortometraje. “Me interesa que los alumnos conozcan cómo es un día de rodaje, con todo su encanto, pero también sus presiones. Que tengan conciencia de que esto es un trabajo y que, por lo general, se realiza con mucha presión. Aunque, al final, la experiencia suele ser siempre muy positiva”, concluye García Serrano.

Print Friendly, PDF & Email
Share