Mantis, cuando pruebas el sabor de un hombre ya no puedes parar

La última novela de Mercedes Castro

Valencia, 29/04/2010, S. Soria Silla
Esto funciona así: tú te dejas ver y ellos se dejan comer“. Con una frase tan directa, tan provocadora y, al tiempo, tan ambigua por todos los significados que encierra, comienza Mantis, la segunda novela de Mercedes Castro. En esta fábula perversa, Teresa Sinde, una perturbadora y misteriosa chef de éxito internacional, vuelca sus confesiones en un cuaderno de tapas rojas en el que escribe episodios de su vida, la de una mujer fatal que no puede evitar encandilar a comensales, admiradores y hasta a detractores… A todo hombre, en suma, hechizado y sometido por su enigmática belleza.

Con su primera novela Y punto. sorprendió a la crítica y deleitó a los lectores. Mercedes Castro llega a hora con Mantis, la novela que la confirma como una de las narradoras de habla hispana más originales y transgresoras. Una intriga escalofriante, una sátira cruel, un cuento macabro y sentimental que cuestiona la difusa frontera que separa al héroe del villano, al bien del mal. “me he enfrentado tranquila a esta segunda novela, – afirma Mercedes Castro durante la presentación del libro en la Feria del Libro de Valencia- porque me he esforzado por escribirla sin bajar un ápice el nivel de exigencia que me impuse con Y punto. y, por otra parte, absolutamente atemorizada. Creía que se trataba de un mito, pero he comprobado en mis propias carnes que esa leyenda que habla de la presión que supone la aparición de la segunda obra (novela, película, disco…) es completamente cierta“.

La protagonista de Mantis es Teresa Sinde, una famosa chef, escritora de libros de cocina y presentadora de su propio programa culinario en televisión. Bajo esta imagen pública de mujer de éxito, extravagante y creativa, se oculta un ser mucho más crítico con su entorno de lo que parece, una mujer de enigmático pasado que atesora oscuros secretos guardados con celo desde su infancia y vive dominada por una fuerza interior que la hace ser tan peculiar y atractiva como, en cualquiera de las acepciones del término, fatal.

Mantis podría definirse como un thriller psicológico con muchos elementos de novelas góticas clásicas, con su toque de amor y misterio, como Rebecca o El doctor Jekyll y mister Hyde y, también, de las más modernas, y me refiero a El silencio de los corderos o algunas obras de Brett Easton Ellis o Jim Thompson, por ejemplo. Creo que Mantis tiene un punto de humor negro y contestatario, un toque de sátira o crítica social que hace que sea, en el fondo, la crónica del devenir de muchos monstruos modernos. En ella, o al menos eso he intentado, hay muchos más lobos de lo que parece a simple vista“.

Mercedes Castro maneja con soltura y maestría una insólita mezcla de ingredientes: pasión y suspense, terror psicológico, humor negro y rebeldía, para introducirnos en una obra de difícil clasificación que, no obstante, recuerda en ocasiones a algunas novelas clásicas del gótico moderno, con reminiscencias a Daphne du Maurier o Isak Dinesen, hasta hacer de Mantis un manjar asombrosamente rico en matices literarios y cinematográficos.

Una novela evocadora y sensual capaz de estremecer al lector. Fresca, directa y descarnada. Intensa y plena de pasión.

Teresa oculta secretos en sus fogones que logran que sus platos despierten pasiones, pero, a pesar de su exitosa carrera como chef, de su programa de televisión y su faceta como revolucionaria escritora de recetarios, no termina de sentirse satisfecha. Tal vez porque sus amantes desaparecen sin dejar rastro. Puede que por ese hueco de silencio que nadie alcanza a reconstruir en su pasado. “El mundo de la gastronomía es un universo de creación y apariencias, como el del cine y la música o la literatura. Me interesa por lo que tiene de complejo y contradictorio: la libertad y el ingenio de los cocineros (o músicos, cineastas, escritores…) frente a las necesidades del negocio; las apariencias y el poder de la crítica o el marketing que consiguen que una obra mala (o una mala receta, o una pésima película…) se vuelva buena de cara al público; lo neurótico del carácter de los creadores frente a lo pragmático y a veces odioso de los gestores que les rodean… En suma: todo un campo de ideas para narrar una buena historia con intrigas, juegos de poder y seducción, conflictos y drama…”

Tras un brillante debut con su novela Y punto., Mercedes Castro nos sorprende con esta intriga psicológica, un cuento de hadas envenenado, cargado de humor negro y un perverso sentido del suspense, la historia de una mujer fatal que persigue huir de su destino. Mantis, plena de ironía y tensión, nos hará desear conocer mejor a Teresa y, no importa qué delicia nos sirva, sentarnos a comer a su mesa. Pero ni Clara es tan buena en Y Punto ni Teresa tan mala en Mantis, aclara Mercedes Castro: “Creo que son dos caras de una misma moneda y que, si las miramos con detenimiento, ni Clara es tan heroína ni Teresa tan villana como aparentan. De hecho, sostengo que, en el fondo, las dos no son más que mujeres actuales y reales cuyos actos y sentimientos obedecen al influjo y la presión del mundo en el que viven y el trato de quienes las rodean”

A lo largo de sus capítulos, cuyos títulos sugerentes y perturbadores siempre hacen referencia a la gastronomía ya sea proporcionando útiles consejos de cocina, tal y como suele acostumbrarse a hacer en los recetarios —“Trucos de fácil aplicación para deshacerse de un invitado pesado”; “Cómo conciliar un sueño feliz tras una copiosa cena”…— o bautizados igual que muchos de los evocadores platos que crea y sirve en su restaurante —“Sopa de recuerdos amargos con nube de tormenta al aroma de miel, café y menta”; “Sesos de consejero delegado con espinas de rosa y clavos a la grasa de cerdo sobre lecho de cardos”—, Teresa irá desvelándonos, con una sorprendente frescura, con osada ironía, sin rodeos ni justificaciones, el por qué de sus actos y de su modo de vida y, creyéndose a salvo de juicios ajenos, volcada en la intimidad de su cuaderno secreto, los complejos recovecos de su interior y esa hambre feroz que consume su alma, que nunca logra colmar el vacío que siente, calmar el rencor sin nombre que arrastra como un peso muerto cargado de secretos.

Sobre la autora
Mercedes Castro, (Ferrol, A Coruña). Su primera novela, Y punto. (2008, Alfaguara), fruto de nueve años de trabajo, fue alabada por la crítica y como mejor ópera prima en castellano por el Festival de Chambéry (Francia). De su anterior producción literaria cabe destacar la Antología poética de Rosalía de Castro (2004), primera edición bilingüe castellano-gallego publicada; una edición crítica de la obra de Pérez Galdós, Trafalgar (2001) y el poemario La niña en rebajas (2001).

Pie de foto: Mercedes Castro. Autoria foto: Susana Alfonso

Print Friendly, PDF & Email
Share