“Piranesi construido”, una historia amarga, dura y cruel de amor, odio y venganza

Javier Sarti, Premio Ateneo Ciudad de Valladolid

Javier Sarti. Foto: Susana Alfonso

Valencia, 12/05/2010, S. Soria Silla
El escritor valenciano Javier Sarti, con Piranesi construido, ha ganado el 56 Premio Ateneo Ciudad de Valladolid de Novela, dotado con 30.000 euros. La novela ganadora, elegida entre los 115 originales recibidos por la organización desde diversos puntos de España, Europa e Hispanoamérica.Javier Sarti, al presentar Piranesi construido en Valencia, afirma que “es un libro amargo, duro y cruel, que no lleva ningún mensaje positivo. Contrapone valores como el amor, la fidelidad y la buena voluntad frente a la falsedad y la cobardía que se nos pretende imponer en los tiempos que corren“. Redactada en clave “onírica, alegórica o surrealista”, Javier Sarti destaca que su obra”no está escrita ni en un tiempo presente ni futuro, sino en uno aparte”, y que “es un poco una parábola del mundo que se nos viene encima y que aún podemos evitar, aunque el discurso del libro es un poco nihilista y no toma partido por nada, no trata de aportar soluciones”. Los personajes no tienen nombre “porque toda la novela es una fábula. Los protagonistas no tienen nombre ni tampoco están ubicados en un lugar concreto ni en un tiempo concreto. Es una novela un poco simbólica y por eso renuncié a cualquier tipo de localización”.

Todos esos rasgos, tanto de forma como de contenido, hacen de Piranesi construido una novela “compleja y totalmente ajena” a la línea comercial de las grandes editoras, por lo que Sarti decidió concursar en un premio como el Ateneo-Ciudad de Valladolid “cuya trayectoria y antigüedad me hizo pensar en un jurado independiente, al margen de las exigencias editoriales. La concesión del premio me otorga satisfacción, porque cada libro es una guerra , y también tranquilidad porque sabes que el libro tendrá más recorrido, tendrá su propia vida y será bien publicado. Este certamen, además, es uno de los más importantes y atractivos de España. Tengo más fe en este tipo de premios que en los que dependen estrictamente de criterios de mercado“, desvela Javier Sarti respecto al galardón literario más longevo de España después del Nadal, que tuvo a su primer ganador en 1951 y que en tres ocasiones fue declarado desierto (1955, 1975 y 1979).

Piranesi construido, no incluye rasgos autobiográficos “si se exceptúan aquellos aspectos que forman parte de la propia vida y que tiene que ver con lo que uno ha visto, oído, intuido, soñado o contado. Si articulas un discurso en una novela, evidentemente este discurso surge del autor, sin que eso quiera decir que suscribo alguno de los discursos que utilizan los personajes. Mi novela no es nada dogmática, cada uno de los personajes expresa sus puntos de vista, pero, como autor, no me inclino por ninguno de ellos, aunque uno pueda resultar más simpático que el otro“. La conversación entre los dos protagonistas de la narración “habla del amor, de la capacidad de materializar los sueños y de la necesidad de un sentido vital“.

Tomando como base la construcción material de una de las cárceles imaginarias que Piranesi plasmó en sus grabados del siglo XVIII, Javier Sarti elabora una alegoría, una fábula, en una novela básicamente dialogada, como soporte para una historia de amor, odio y venganza. Sin referentes temporales ni espaciales precisos, sus personajes nos hablan de asuntos concernientes a la deriva de nuestra sociedad actual (la ética de determinados comportamientos individuales y colectivos; la cultura de consumo de masas; el papel de los poderes públicos y de los medios de comunicación…) y de temas más abstractos: la posibilidad de materialización de los sueños; de encarnar lo imaginado en una realidad; el sentido vital adquirido a través de una tarea… Con una minuciosa atención a las percepciones auditivas y visuales, con ideas provocadoras y polémicas pero dotadas de sugerente profundidad, Sarti nos introduce en una de esas prisiones hecha realidad.

Piranesi construido, una novela “a contrapelo” de las tendencias actuales y con una ambientación imprecisa, habla “del rigor, del cariño por el lenguaje” y supone una apuesta arriesgada desde el punto de vista formal, ya que se estructura en torno a un diálogo entre dos personas donde se desgranan numerosos aspectos que tienen mucho que ver con la sociedad actual, según el jurado del Premio formado por el escritor Rubén Abella; el crítico y profesor universitario Santos Sanz Villanueva; el escritor y director de cine Javier Puebla; el profesor de literatura José Ramón González (Universidad de Valladolid) y la periodista María Aurora Viloria (El Norte de Castilla).

Sobre el autor
Javier Sarti nació en Valencia y vive actualmente en La Eliana. Su primera fue La memoria inútil (Espasa, 2000), considerada por la crítica como sorprendente y de gran trascendencia. Posteriormente, ha publicado otras dos novelas El estruendo (Espasa Calpe, 2002) y Blanca y Viernes (Anaya, 2007, ambas con igual acogida crítica debido a su brillantez, capaz de atraer al lector. También ha cultivado el género breve, y con su obra No hay más mensajes obtuvo en el año 2002 el Premio Gabriel Miró de Relato.

Print Friendly, PDF & Email
Share