La paranoia de los drones se apodera de los aeropuertos

La paranoia de los drones se apodera de los aeropuertos

El pasado mes de diciembre el aeropuerto londinense de Gatwick se vio sumido en un caos absoluto durante más de un día después de que un dron fuera visto sobrevolando las instalaciones en plena hora punta, lo que acabó provocando retrasos en casi mil vuelos.

Apenas unas semanas después se vivió una situación similar a menor escala en Heathrow, aunque en aquella ocasión finalmente se descubrió que el incidente había sido provocado por un aficionado al aeromodelismo que estaba probando su avión teledirigido en las inmediaciones y que ha recibido una multa de más dos mil libras.

El pasado martes por la noche la historia se repetía: el tráfico aéreo del aeropuerto internacional de Newark, en Nueva Jersey, quedó interrumpido durante 90 minutos ante la aparición de dos de esos vehículos aéreos no tripulados.

Dos de los pilotos alertaron de su presencia cerca de sus aviones, cuando uno de los drones pasó a menos de diez metros de la nave

Las llegadas y salidas fueron automáticamente canceladas hasta que las autoridades se aseguraron de que no existía ningún peligro y se pudo retomar con normalidad la actividad.

Print Friendly, PDF & Email
Share