Los valencianos son los que mejor negocian el precio de su alquiler

  • Con una media de ahorro del 14% sobre el precio original, son los que mayor descuento consiguen regateando los precios con sus arrendadores
  • También son los mejores negociando en otro tipo de operaciones, como la compra de un coche o moto, consiguiendo un descuento del 18%, o la adquisición de productos tecnológicos, con un ahorro medio del 23%
    ç
  • Aunque son los que mejores resultados consiguen, llama la atención que sólo el 65% de los valencianos afirma recurrir al regateo de forma habitual, frente al 70% del conjunto de los españoles

El regateo, una práctica muy extendida en el mercado de segunda mano, es cada vez más habitual en el ámbito inmobiliario, que asiste desde hace años a una fuerte escalada de precios. Así se desprende de un estudio realizado por Milanuncios

Valencia, 12/02/2019
El regateo, una práctica muy extendida en el mercado de segunda mano, es cada vez más habitual en el ámbito inmobiliario, que asiste desde hace años a una fuerte escalada de precios. Así se desprende de un estudio realizado por Milanuncios, la aplicación para comprar y vender de todo, que constata que aunque esta táctica parece estar menos generalizada entre los valencianos que buscan piso en alquiler (17% frente al 27% de los españoles), les sitúa como los que mejores resultados obtienen, con un 14% de ahorro en sus alquileres, frente al 12% de media del conjunto de los españoles. Un ahorro considerable y en línea con el obtenido en otras operaciones como la compra de una vivienda de segunda mano, en la que el 24% admite haber regateado consiguiendo con ello una rebaja del 11%.

El regateo, una práctica muy extendida en el mercado de segunda mano, es cada vez más habitual en el ámbito inmobiliario, que asiste desde hace años a una fuerte escalada de precios. Así se desprende de un estudio realizado por MilanunciosPero el hábito de regatear de los valencianos no se limita al ámbito inmobiliario, ya que el 65% de los habitantes de la región afirman recurrir al regateo de forma frecuente en su vida diaria. Aunque este dato les sitúa como los que menos regatean del conjunto de los españoles (70%), sorprendentemente, son los que mejores resultados y descuentos consiguen.

Por tipo de operación, tres de cada diez (29%) señalan que suelen tratar de regatear los precios con sus compañías telefónicas, una táctica con la que declaran obtener un descuento del 27%, de los mejores resultados frente al ratio obtenido por el resto de las regiones (24%).

La compra de un coche o moto de segunda mano es otro de los momentos en los que los valencianos suelen tratar de negociar el precio más habitualmente (32%), obteniendo un ahorro del 18%, también superior al de los españoles que se sitúa en un 14%. El 30% de los encuestados, por su parte, declara que suele regatear al comprar productos tecnológicos, obteniendo un precio un 23% más bajo que el original, y otra vez superando a las demás comunidades autónomas con 5 puntos porcentuales de diferencia.

Según Magalí Rey, Brand Manager de Milanuncios, “el 43% de los valencianos recurre habitualmente a la segunda mano para operaciones diarias como el alquiler o compra de vivienda y otros artículos, y según nuestro estudio, el 65% suele tratar de negociar el precio con el objetivo de ahorrar. No cabe duda de que el regateo ha sido siempre una práctica muy habitual en nuestro país por temas culturales y de identidad, pero es cierto que debido a la recesión económica y al auge de las plataformas de segunda mano, hoy en día los jóvenes recurren más a estas tácticas para maximizar el ahorro”.

Con respecto a los lugares más habituales para llevar a cabo esta negociación, el mercado segunda mano es el paraíso del regateo para seis de cada diez valencianos (61%), mientras que los mercadillos se presentan como la segunda alternativa para el 59%. Resulta llamativo, además, que el 14% señala que suele tratar de negociar incluso en las tiendas tradicionales, aun cuando son conscientes de que sus precios son más cerrados y existe menos margen para este tipo de prácticas.

Print Friendly, PDF & Email
Share