Teletrabajo, conciliación o esclavitud

Teletrabajo, conciliación o esclavitud

Los últimos meses han sido una auténtica revolución laboral y social forzada por la lucha contra el Covid19 y ha hecho que millones de empresas en todo el mundo hayan adoptado el teletrabajo. Momento en el que tanto empleados como empresas se han dado cuenta de los beneficios que tienen para los primeros, en términos de ahorro de tiempos, de costes de desplazamiento y de mejora de la calidad de vida y, por parte de las empresas, de rentabilidad.

De presentismos, conciliación e invasión de la vida privada
Las principales dificultades con las que se enfrentaban los trabajadores al principio del teletrabajo era la adaptación a las herramientas tecnológicas y la superación del “presentismo” que pudiera darse en la relación con sus superiores.

A día de hoy, tras más de dos meses de teletrabajo y una vez superado lo anterior, lo que se está detectando es que aunque hay un alto porcentaje de trabajadores que quieren seguir teletrabajando pero no quieren hacerlo en estas condiciones y necesitan marcar límites. Todo ello sin olvidar el aislamiento social que supone esta situación tan especial”, apunta Juan Merodio quien aboga por la combinación de teletrabajo con la asistencia uno o dos días por semana a la oficina.

El teletrabajo sí, pero protocolizado
Todos los indicadores económicos y de empleo aventuran que debido al alto porcentaje de parados que está engrosando nuestro país el teletrabajo va a ser una de las condiciones que a partir de ahora van a incluir las empresas quienes en esta situación tienen un margen más amplio de presión y negociación.

El teletrabajo bien protocolizado otorga enormes ventajas tanto a empleados como a empleadores pero siempre bien definido y consensuado desde el principio”, afirma Merodio.

Las ventajas que tiene el teletrabajo para el empleado son una mejor conciliación de vida personal y laboral, ahorro de tiempo en desplazamientos y de costes en gasolina, transporte público y comida, etc Y para la empresa, mejora de la productividad de los trabajadores (siempre y cuando se sepa gestionar adecuadamente), ahorro de costes fijos ya que no necesitarán oficinas tan grandes, ni tantos ordenadores, mesas, luz, agua, etc

Nuevas formas de trabajo, nuevos trabajadores
La digitalización se ha convertido en las últimas semanas en la punta de lanza de muchísimas empresas que durante esta situación han tenido que activar a marchas forzadas su proceso de transformación digital.

Esta nueva forma de trabajar no significa que de pronto todos nos vayamos a convertir en knowmads (trabajadores nómadas) lo que se intuye es una mayor variedad de perfiles de trabajadores y necesidades profesionales de las empresas en base a variables que antes no se contemplaban tanto como la presencialidad, la predisposición al teletrabajo, la conciliación, etc.“, apunta Juan Merodio, que ha acompañado a la transformación digital de muchas empresas en los últimos 15 años.

La principal consecuencia que traen las revoluciones laborales es que el trabajador actual debe adaptarse y el primer paso es integrar en su rutina una formación autodidacta continua y basada en un método de microlearning (píldoras de por ejemplo 25 minutos al día) que le permita seguir siendo atractivo y activo en el nuevo escenario laboral.

Acerca de Juan Merodio
Nacido en 1980, es uno de los principales expertos en España, Latinoamérica y Canadá en Marketing Digital, Management, Transformación Digital y creador del método 10 Business Factors (con el que ayuda a la transformación digital de las empresas). Es CEO de TEKDI, Instituto de Formación en Habilidades Digitales.

Es ponente habitual en congresos de reconocido prestigio internacional, profesor de las mejores escuelas de negocio y universidades y mentor en programas de emprendedores como StartupsMansion en Nueva York o 10 Entrepreneurs en Miami y San Francisco. También imparte formación en importantes empresas como el Grupo Bassat Ogilvy, IBM, Microsoft, GREY, BBVA o GSK entre otras.

Fundó el “Grupo Ellas” en el año 2004, empresa enfocada a la creación de webs dedicadas a la mujer, socio-fundador de “Marketing Surfers”, agencia de Marketing Digital; socio-director de Marketing de “inviérteME”, red social de emprendedores y de “Emprende Finance”. Co-fundador de Engage Worldwide así como socio-fundador de empresas del sector inmobiliario como Uxban o Nuik, entre otras.

Print Friendly, PDF & Email
Share