Toni Cantó estrena en el TAC de Catarroja "El pez gordo", una comedia ácida sobre la vida

Catarroja, 26/01/2010
El TAC de Catarroja presenta el próximo sábado, 30 de enero, en dos funciones (19,00 y 22,00 horas), “El pez gordo“, una tragicomedia sobre las relaciones laborales que está protagonizada por Helio Pedregal, Toni Cantó y Bernabé Rico. El montaje, dirigido por Juan Carlos Rubio,  está basado en un texto del estadounidense Roger Rueff. “Podríamos decir que El pez gordo es sólo una obra de teatro, pero mentiríamos. Estamos ante una auténtica sesión de psicoanálisis teatral, no apta para personas con problemas cardíacos. La búsqueda de “El pez gordo” nos sumergirá en un mar de reflexiones sobre nuestra propia vida porque se trata de una comedia ácida, irónica, mordaz, pero profundamente reflexiva sobre los tiempos que vivimos”.

“El pez gordo” cuenta el encuentro en una suite de hotel de tres compañeros de trabajo de distinta edad, Phil (Helio Pedregal), Larry (Toni Cantó) y Bob (Bernabé Rico), quienes preparan una fiesta para captar nuevos clientes y encontrar un “pez gordo” que pueda salvar la quiebra de su empresa, una firma de lubricantes industriales. Phil, un jefe de cuentas cincuentón recientemente divorciado, es “un tipo quemado y muy gastado” por lo que le ha pasado en la vida, pero a pesar de ello, sigue trabajando y procura hacerlo bien.

La obra, que es “muy divertida”, analiza las obligaciones que impone el trabajo y el límite personal que se fija cada uno. Larry, el papel interpretado por Cantó, es “un comercial de pura raza”, un cuarentón capaz de vender arena en el desierto, que aunque aparente que puede pasar por encima de quien sea, tiene ética y valores.

Bob, el tercer personaje, es un trabajador del departamento de I+D y representa el “idealismo personificado, todo lo tamiza a través de Dios”, frente al pragmatismo de Larry, por lo que los dos chocan y surge la comedia.

“El pez gorod” es una mordaz reflexión sobre el trabajo, la amistad, la eligión, la familia,….. en definitiva, sobre la vida misma, aunque el autor lo ha planteado para que cada espectador saque sus propias conclusiones. En la obra, “la religión es una metáfora de la talibanización de las ideas, como podría ser la política, una dieta o cualquier actividad que lleve al ser humano al extremo”. El montaje, llevado al cine en 2004 con Kevin Spacey y Danny DeVito como protagonistas, también plantea hasta dónde es capaz de llegar una persona por mantener su trabajo y su estabilidad económica.

Print Friendly, PDF & Email
Share