"Corazón que siente, ojos que ven", 650.000 horas para gozar de una vida emocionalmente ecológica

Último libro de Mercè Conangla y Jaume Soler

Valencia, 03/05/2010, S. Soria Silla
Los reconocidos psicólogos Mercè Conanla y Jaume Soler desvelan en “Corazón que siente, ojos que ven” que podemos disponer, “si las sabems utilizar” de 650000 horas para gozar de una vida emocionalmente ecológica. Este libro quiere ser un «libro despertador», una voz de alerta para que no permanezcamos dormidos y exprimamos al máximo las oportunidades que nos brinda la vida. ¿Quieres esperar a que sea demasiado tarde para comenzar a disfrutarla? Corazón que siente, ojos que ven es una llamada de atención y un desafío. Nos invita a reflexionar y a preguntarnos si estamos amando, creando y, en definitiva, viviendo lo suficiente. De nosotros depende que haya vida antes de la muerte. En esta obra, los autores nos enseñan a utilizar nuestras energías renovables, sostenibles y limpias y a evitar todas aquellas emociones que puedan resultar contaminantes o tóxicas. Sólo así podremos gozar de nuestras 650000 horas y… ¡vivir!

Para vivir gozando de una buena salud mental, debemos tener una vida equilibrada. El concepto de ecología emocional nos propone las claves para lograrlo: el modelo CAPA, que nos invita a convertirnos en personas creativas, amorosas, pacíficas y autonómicas que, mientras crecen interiormente, se preocupan de mejorar sus relaciones con el mundo y con los demás.

Para que el lector reflexione sobre esta cuestión y no sienta que no ha vivido como deseaba, Mercè Conangla y Jaume Soler nos recuerdan en este libro que la vida es una oportunidad para ser, crear y amar. No vale decir: “no depende de mí”; “no puedo”; “no es posible”; “es demasiado difícil, cuesta mucho”… “¡Ya basta de quejas!”, nos advierten los autores, porque sí depende de uno y sí que se puede hacer mejor. Nadie dijo que vivir fuera fácil, por eso Mercè Conangla y Jaume Soler proponen con este libro-despertador pasar directamente a la acción. Los autores aseguran que se pueden hacer numerosas cosas, pero a la vez sentirse desgraciado e insatisfecho. Por eso mismo es indispensable pararse a pensar cómo se gestionan las fuerzas. Hay energías emocionalmente ecológicas, es decir, renovables, sostenibles y limpias como la creatividad, el amor, la voluntad libre y responsable, la gratitud, la compasión, la ternura, la generosidad y el placer de aprender, que si el lector conecta con ellas va a gozar de un óptimo nivel de vitalidad. Pero, si por el contrario, se conecta con energías contaminantes y tóxicas como el rencor, el resentimiento, el odio, la coacción, la ira, que generan violencia y destrucción puede acabar aparcado en un territorio de mera supervivencia o hundido. Por este motivo, asegura Mercè Conangla que es preciso “evitar las fugas de energía que se suelen dar en determinadas situaciones como aferrarse a las ofensas, empeñarse en cambiar a los demás, escuchar algo que no interesa, mirar algo que no gusta, convivir con personas tóxicas, intentar mantener una estructura de relaciones enfermas, pretender ser perfecto, ayudar a alguien que no quiere ser ayudado, añorar el pasado, vivir distraído, controlarlo todo, alimentar el orgullo, intentar cumplir las expectativas de los demás, dejar las cosas a medias e intentar razonar con alguien totalmente cerrado”.

También es necesario que los lectores “miren en su interior, ya que hay partes misteriosas de uno a las que probablemente no se han accedido. Y estas fuentes de enormes recursos potenciales se pueden extraer con voluntad y esfuerzo. Como sabemos, vivir es un arte y requiere tiempo, trabajo, esfuerzo y amor. Y para tener una buena vida, una buena relación y una buena vejez dependerá en como se gestione la vida, en los ingredientes que se aporten y en la valentía que se ponga para salir de la comodidad y acceder al crecimiento. Y, este esfuerzo, afirman los autores, merece la pena. Aunque todo cambio genere miedo”.

Y, para finalizar, llega el momento en que cada uno cree su propia melodía. Y, para ello, los autores dan pautas, animan a “vivir en el tiempo, a asombrarse, a aprender, a soñar, a agradecer, a rebelarse y a crecer, …No se trata de tener suerte, sino de fabricarla, aunque esto suponga un trabajo. Es cuestión de elegir: o dejar pasar la vida, vegetar, llorar, quejarse y ser una carga para los demás, o decidir seguir aprendiendo, gozando, creando, soñando proyectos y llevándolos a la realidad, experimentando nuevas formas de vivir, conocer nuevos paisajes vitales, mejorar la calidad de nuestras relaciones y aportar algo bello, bueno y sabio a la humanidad. La cuestión es saber elegir”.

“¿Hay vida antes de morir?”, en este capítulo final los autores obligan a detenerse sobre algunos aspectos de la vida que se suelen aparcar: la fugacidad, la provisionalidad, la pérdida, la vejez, el sufrimiento, la soledad y la muerte. Esconderlos no significa que no existan, por tanto es preferible prepararse para estas asignaturas antes de que lleguen. Como explican Mercè Conangla y Jaume Soler: “es preferible aprender a nadar antes de que naufrague el barco, ya que en ese momento el pánico no dejará que aprendas”. Y una buena táctica es preguntarse cada mañana, como hacían los viejos indios: “¿Será hoy el último día de mi vida?”. Y, así, de esta manera, se podrá diferenciar claramente entre problemas e inconvenientes, entre lo esencial y lo superfluo y entre la tontería y lo importante. ¡Hoy toca vivir!


Sobre los autores
M. Mercè Conangla es psicóloga y escritora. Está especializada en temas de inteligencia emocional, comunicación no verbal, asertividad y entrenamiento en competencias de liderazgo. Ha compartido su experiencia con numerosos profesionales de la salud y la docencia. Y colabora con diversas televisiones y
otros medios de comunicación para la divulgación de la ecología emocional. También colabora con la Universidad Politécnica de Catalunya, la fundación Unió Catalana d’Hospitals y otros centros sanitarios y entidades, participando en la formación de profesionales en el trabajo con competencias afectivas aplicadas a la vida profesional y personal. Y, como consultora, está especializada en Psicología de las Organizaciones.
Jaume Soler, reconocido profesional de psicología, que cuenta con más de 30 años de experiencia como especialista en Desarrollo de Equipos y Recursos Humanos y que ha desarrollado su trabajo en diversas empresas del sector industrial y sanitario. Es cocreador del concepto de “ecología emocional” que se despliega en sus libros “La ecología emocional” y “La vida viene a cuento”.

Maria Mercè Conangla y Jaume Soler son los creadores de la Fundació Àmbit (Institut per al Creixement Personal de Barcelona), una organización no lucrativa que desde 1996 se dedica a proporcionar formación, asesoramiento y recursos para el crecimiento personal. Sus trabajos e investigaciones, encuadrados en el marco de la psicología humanista y de la gestión emocional, los llevaron a generar y desarrollar en el año 2002 el novedoso concepto de ecología emocional. Centrados en su labor divulgativa, han publicado varios libros, entre ellos: La ecología emocional, Aplícate el cuento, y la trilogía «De la familia obligada a la familia escogida» (Juntos pero no atados, Ámame para que me pueda ir y Juntos pero no revueltos). Corazón que siente, ojos que ven es la primera obra que publican con Zenith.

Más información: www.ecologiaemocional.com www.fundacioambit.org

Print Friendly, PDF & Email
Share